Mindfulness y Reducción de Estrés

ESPERAR SIN DESESPERAR – Reflexiones sobre la elegancia en el banquillo de la vida.

En uno de los huecos que el calendario nos ha permitido reunirnos, hemos podido hacer un taller residencial cerca de Barcelona con instructores de Mindfulness donde surgió una interesante conversación sobre el liderazgo, el Buda y el valor de la paciencia, que recogeré aquí.

Aquellos que habéis jugado deportes de equipo sabéis lo que es estar en el banquillo, dejando que los “titulares” resuelvan el partido. Los que habéis practicado deportes individuales también podéis recodar esa sensación parecida antes de que os llamen a la pista o a la piscina, para hacer la prueba o competición que habéis preparado largamente. Son momentos de ansiedad y una lógica tensión ante la incertidumbre del desenlace, o quizás de frustración por no influir en el resultado.

Pero esto no solo ocurre en los deportes, en la vida también hay momentos que parece que la vida te manda al banquillo. A mí me ha ocurrido cuando tenía un buen trabajo y lo perdí o cuando tenía una pareja, pero uno de nosotros resolvió que era mejor dejarlo. Al principio es un shock, pero luego te das cuenta de que el juego sigue en el campo laboral o afectivo, aunque te sientas solo o sola, viendo como los demás siguen jugando el partido mientras tú esperas tu momento, que llegaá quizás pronto, quizás nunca.

Los tiempos que corren parece que vienen cargados de parones y de incertidumbres. Algunos proyectos ilusionantes que teníamos antes ya no tienen oportunidades y no está claro si las tendrán. Mientras tanto, no siempre es fácil re-inventarse o lanzar un nuevo proyecto, hay quien se pregunta si se debe actuar o mejor esperar, ¿y quién lo sabe? Así que voy a explorar un poco esta sensación, por si te resuena, con el estilo de los programas MBSR, que impartimos en Instituto Esmindfulness, para una actitud resiliente.

Cuando yo me encuentro desorientado o hundido, “en el banquillo de la vida”, y en los últimos meses he vivido momentos así, suelo buscar refugio en la practica de Mindfulness y en las enseñanzas del Buda que me orientan y me reconfortan; de estas, quiero compartir aquí dos perlas:

Las enseñanzas del Buda

En la primera el Buda hace gala de su mente de científico y dice: “Todos los fenómenos surgen por causas y condiciones, también cesan por causas y condiciones”. Por ejemplo, un tomate es el resultado de una causa; en este caso, de la planta y de unas condiciones favorables para su crecimiento, producción de frutos y maduración. Así el Buda sugiere que en vez de quedarte paralizado/a por lo ocurrido o actuar precipitadamente como si nada, primero te pares a entender el proceso. De esta forma podrás elegir el momento mejor para actuar, aprovechando las oportunidades o las condiciones favorables.

Una interesante consecuencia de esta enseñanza es que los fenómenos no tienen una existencia propia y, por tanto, son cambiantes, en la medida que cambian sus causas y condiciones. Otra consecuencia de su falta de existencia propia, es que no son ni bueno ni malos en sí mismos, depende de cómo se vean o cómo te afecten en tu caso concreto. Por ejemplo, que un tomate se marchite en la mata resulta negativo para el agricultor, pero positivo para los insectos o bacterias que lo han infectado y se lo están comiendo. Para algunas empresas la crisis Covid puede ser una oportunidad o una amenaza, dependiendo de lo que hagan en relación con sus productos, equipos o mercados. El Buda te dice que no te dejes llevar por las apariencias buenas o malas, observa lo que está pasando de forma integral y así podrás actuar con más sabiduría.

La otra perla tiene que ver con el esfuerzo para conseguir un cambio deseable, algo habitual en una situación de crisis. El Buda decía que el esfuerzo “noble” no tiene que ver con las cosas materiales, que se pueden lograr gestionando causas y condiciones, sino con la actitud de cultivar estados mentales. Para él, si los estados mentales son favorables, estás creando condiciones para la felicidad y no debes preocuparte demasiado de lo que venga en el futuro.

Por ejemplo, si alguien trabaja día y noche para obtener dinero, fama, incluso si es para hacer algo bueno o es solo para huir del malestar, puede parecer diligente, pero no aplica un esfuerzo correcto. Es más, si ese sacrificio le genera estrés, enferma el cuerpo, le aleja de la realidad o de los seres amados, se trata claramente de un esfuerzo erróneo. Para el Buda, las cuatro prácticas del esfuerzo noble o correcto son:

1. Los estados mentales insanos, como la codicia o la rabia, que ya han aparecido en tu mente, evítalos. No dejes que se instalen allí con ciclos de pensamiento rumiativo.
2. Aquellos pensamientos que generan estados insanos que aún no han aparecido, evita que aparezcan. Por ejemplo, evita conversaciones que sacan estos estados.
3. Los estados mentales sanos, como el amor o la ecuanimidad, que ya han aparecido en tu mente, ayuda a que se instalen allí, cultívalos.
4. Aquellos pensamientos que generan estados sanos que aún no han aparecido, facilita que aparezcan. Por ejemplo, dando las gracias o celebrando los méritos de otras personas.

La vida nos da momentos de juego y acción donde parece que somos los protagonistas de la película, junto con otros que nos abandona en el banquillo, durante un tiempo indeterminado. Para el Buda esto no es un problema, porque puedes cultivar una mente excelente por igual, tanto en el juego de la vida o en el banquillo, si tienes la actitud correcta. Al final lo importante no es tanto lo que te pasa, sino qué haces con lo que te pasa. Por eso recuerda si lo que quieres es cultivar una mente excelente, el banquillo te da la oportunidad de mostrar la elegancia de vivir con paciencia, que es una muestra de sabiduría. Aquí está el desafío; esperar sin desesperar.

Si quieres saber más sobre nuestros cursos de Mindfulness y MBSR pincha aqui.

Feliz otoño
Andrés Martin Asuero
Instituto Esmindfulness, Barcelona

Para información sobre nuestros programa Mindfulness con MBSR, online o presencial, pincha aquí

Para información sobre de retiros de Mindfulness, donde poder practicar las enseñanzas del Buda, en formato online o presencial, pincha aquí

Sobre mi novela que habla sobre el Mindfulness y el Buda, pincha aquí

5 pensamientos en “ESPERAR SIN DESESPERAR – Reflexiones sobre la elegancia en el banquillo de la vida.

  1. Excelente artículo para estos tiempos que corren.La vida siempre nos trae “maravillas” es cuestión de verlas en cada instante, en cada uno de nosotros y de los demás…es la actitud con que te tomas la vida. La practica de Mindfulness es un buen aliado para “Ver” la vida.
    Gracias por compartir tu camino de vida y tu sabiduría, eres un faro para muchos de nosotros.
    Sat Nam.

  2. Siempre fuiste muy sabio, Andrés, pero ahora, con la perspectiva de los años, veo que eres capaz de ayudar a mucha gente, además…
    Esto me llena de alegría, y aunque de nada sirve añorar una imposible vuelta a la primera mitad de los 90s, me reconforta recordar que compartí contigo algunos de los mejores años de mi vida.
    Un fuerte abrazo y feliz otoño.

  3. Grandes perlas maestro, no podía ser de otra manera, sirviéndonos de guía en este camino de la incertidumbre. Como siempre todo un placer guardarme tú sabiduría y sabes donde, entre el alma y el corazón. Momentos difíciles, que tendremos que sobrellevar sin desesperar como bien dices.
    Un fortísimo abrazo Andres. Namaste

  4. Gracias! Sin duda, una jugosa reflexión, muy actual además. Desde mi experiencia en el banquillo, quienes actuamos desde patrones de hacer y hacer, el primer reto saber sostenernos y transformar la visión. Obviamente, es momento de soltar la ansiedad-impulso sí, pero estar sin lucha, eso es lo que transforma.

  5. Gracias por tus enseñanzas. Esperar sin desesperar, este artículo tan oportuno fue escrito para ayudarme a mí y a muchos más, muy interesante la reflexión y las dos enseñanzas de buda.

    A la pregunta que haces de si se debe actuar o mejor esperar, yo cómo emprendedor prefiero actuar en mi pequeña área de control e influencia aunque los resultados de las acciones no tengan resultados visibles a corto plazo. Me mantiene entretenido y focalizado.

    Be water, my friend

    Crisis = peligro + oportunidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.