Mindfulness y Reducción de Estrés/Uncategorized

¿Tienes adicción a la crítica? Apaga la crítica con Mindfulness

Cuando usas Mindfulness para observar la crítica que aparecen en la mente puedes elegir cómo miras las cosas y cómo reaccionas ante ellas. Para ilustrar como apagar la critica, recogemos aquí un extracto del artículo publicado en Mindful (Abril 2017) de nuestro amigo y colega Bob Stahl con Steve Flower. Por cierto, Bob visitará de nuevo Instituto Esmindfulness en 2018 para dirigir un retiro de 7 días en Agosto para Instructores y graduados de MBSR.

Uno de los descubrimientos de un programa MBSR, (Mindfulness para reducir el estrés), es que tomamos conciencia de los pensamientos. Así descubrimos que, de todos los pensamientos posibles, la crítica o los juicios negativos sobre uno mismo o sobre otros son una de las obsesiones compulsivas de la mente; son como bombas. Es como si el cerebro humano tuviera una glándula hiperactiva que secreta juicios, al igual que la glándula suprarrenal que segrega adrenalina. Los juicios negativos y reactivos pueden surgir instantáneamente y con respecto a cualquier cosa. A veces se centran casi exclusivamente en uno mismo, y a veces en otros.

Ejercicio: Investigando las críticas y auto-críticas

Si dejas que los juicios críticos permanezcan sin que los examines, pueden ocupar muchos de tus pensamientos y emociones, e incluso afectar a tus sueños. Pero si los examinas, con la práctica de Mindfulness, encontrarás temas repetitivos o patrones que están conectados con acontecimientos pasados de tu vida y podrás descubrir que incluso tus juicios con respecto a los demás a menudo están arraigados en el auto-juicio. Por ello, es una buena práctica investigar todos tus juicios; te ayudará a conocerte mejor. Tómate aproximadamente treinta minutos para esta indagación guiada con Mindfulness.

1. Toma distancia primero y calma la mente. Pasa por lo menos cinco minutos practicando la respiración consciente.
2. Recuerda un juicio. A continuación, fíjate si puedes recordar un juicio fuerte que has tenido sobre ti o sobre alguien más en los últimos días.
3. Toma nota de las sensaciones en el cuerpo. Cuando sientes el juicio, observa si hay un componente físico, algo que se puedas notar en el cuerpo. Dedica unos minutos a investigar cómo se siente el cuerpo mientras reflexionas sobre este juicio.
4. Explora los pensamientos que acompañan el juicio. ¿Había algo automático en la forma en que se presentó este juicio? Por ejemplo, ¿el juicio era una reacción a algo o a alguien? Dedica al menos cinco minutos a analizar los pensamientos que surgen en relación con este juicio.

Recuerda, si este tipo de juicio se ha presentado antes puede ser un patrón habitual en ti. ¿Este juicio aparece a menudo? Si es así, ¿tienes alguna idea de por qué tiene esta reacción fuerte y automática? ¿Te aísla de los demás o te hace sentir más conectado? ¿Puedes sentir de dónde viene? Dedica unos minutos a reflexionar qué experiencias pasadas asocias con este juicio y escribe lo que surgió mientras investigabas tus juicios. ¿Qué tipo de sensaciones y emociones físicas estaban asociadas? ¿Has descubierto alguna relación entre los juicios y algunos acontecimientos anteriores de la vida?

Prueba este ejercicio la próxima vez que tengas una fuerte reacción crítica hacia alguien o hacia ti mismo. Observa si puedes notar lo que ocurre en tu cuerpo, cómo se siente. Luego imagina que estás inclinado con tu dedo índice y una mirada tensa apuntando a la persona (a veces incluso puedes atraparte haciendo esta postura). Fíjate si ese juicio hacia la otra persona tiene algo que ver contigo. Muchos pensamientos críticos acerca de otros tienen sus orígenes en eventos dolorosos o experiencias pasadas. Este tipo de juicios exigen una profunda indagación personal y no juiciosa.

¿Cómo apagar la crítica?

Explora las emociones que acompañan a la critica o al juicio. Por ejemplo, algunos juicios pueden provocar ira, mientras que otros evocan vergüenza o compasión. Pasa un tiempo investigando las emociones que surgen en relación con este juicio y estudia tu mente observadora. Nota que la parte que está analizando este juicio no está juzgando nada; se trata simplemente de observar las sensaciones corporales, pensamientos y emociones con equilibrio y curiosidad.

La sabiduría crece a partir del tipo de conocimiento cultivado, y la práctica de Mindfulness te ayuda a ser más consciente. De hecho, simplemente nombrar a una cosa “juicio” es un primer paso poderoso hacia la desactivación. A veces nuestros pensamientos y sentimientos crean juicios reactivos simplemente porque nos negamos a reconocerlos o sentirlos.

Para leer el artículo original

Feliz verano

Andres Martin Asuero, PhD
Instituto Esmindfulness
Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *