Libros y CDs

FoMo o la adicción al móvil por miedo a perderse algo. Un Mal uso del sistema de recompensas

FoMo o la adicción al móvil por miedo a perderse algo, es un texto tomado del libro “Burbujas de Paz, un pequeño libro de Mindfulness para niños y no tan niños” (Ed. Nube de Tinta) que acaba de publicar Sylvia Comas, mi socia en el Instituto esMindfulness de Barcelona. Este libro es un manual con el que tanto adultos como niños y jóvenes podrán acercarse en tan solo ocho semanas a la práctica de mindfulness mediante prácticas sencillas, juegos y actividades en familia.

Entendiendo como funciona la mente: el aprendizaje basado en la recompensa

Adición al movil por FoMo

Adición al movil por FoMo

Es sabido por los practicantes de Mindfulness lo mucho nos cuesta mantener la atención de forma sostenida en algo concreto. Durante casi el 50% del tiempo la mente esta vagando de un tema a otro, muchas veces impulsado por el deseo de esto o de lo otro, sin que ello esté necesariamente vinculado con lo que ocurre en ese momento. Este comportamiento está relacionado con uno de los sistemas neuronales más básicos que se conocen y que sustenta los procesos de aprendizaje primarios, como por ejemplo la búsqueda de comida y que es igual en todos los demás mamíferos. Así, nuestro cerebro tiene un área que se llama el “centro dispensador de recompensas” que premia los comportamientos que son favorables a la supervivencia, así cuando tenemos frío y encontramos una fuente de calor sentimos una sensación de placer, al igual que si tenemos sed y damos con agua o si estamos fatigados y descansamos. Este sistema también funciona en la versión castigo, si un humano de la prehistoria tenía hambre y veía una seta apetitosa pero después de comerla tenia nauseas y fuertes dolores de estómago, aprendía que las setas pueden ser tóxicas y es mejor evitarlas como fuente de alimentación. Le producía asco y la rechazaba.

Sea mediante recompensa o castigo, el aprendizaje se refuerza con la práctica y se convierte en una experiencia natural, tengo hambre, me siento mal, como algo nutritivo y me siento bien. Ese ciclo se repite miles de veces en la vida y va generando un aprendizaje basado en la recompensa que recogemos en la siguiente figura.

aprendizaje-basado-en-recompensa

Pero este proceso de aprendizaje, como todo en la naturaleza, tiene algunas imperfecciones que pueden generar conductas no saludables. Como el cerebro es muy activo y creativo, en momentos en los que una persona se siente mal, por ejemplo debido a la ansiedad que le produce un asunto futuro- digamos en un adolescente un examen de matemáticas, una asignatura que no entiende del todo bien o una cita con una chica o un chico- quizás sienta un malestar en el estómago causado por esa ansiedad pero que confunde con hambre.

Hay otro ejemplo que empieza a ser preocupante y es la adicción a las nuevas tecnologías móviles y redes sociales. En EEUU lo llaman el FoMO , que son las siglas en ingles de Miedo a perderse algo o a quedarse colgado. No es algo solo de jóvenes, en EEUU hay cursos y talleres para adultos que sufren este mismo malestar que les hace mirar compulsivamente el teléfono y estar siempre interactuando en el espacio virtual a costa de perderse el presente real. Hay personas que asisten a nuestros cursos MBSR de Instituto esMindfulness que se dan cuenta como muchas veces no están presentes en su casa con sus hijos debido a la adicción a las nuevas tecnologías y redes sociales, que les lleva a consultar el teléfono constantemente, perdiendo así la preciosa atención hacia sus hijos. Este proceso está recogido en la siguiente gráfica:
ciclo-fomo

El FoMo se da también en entornos laborales, donde el exceso de correos electrónicos y el hecho que estos se manden a cualquier hora despierta el miedo a perderse algo importante y fomentan el hábito de estar constantemente interactuando con las pantallas, por si acaso entra algo.

Así cuando alguien experimenta momentos de estrés o de aburrimiento o sensación de vacío, se desencadenarán esos mismos procesos adictivos que le llevarán en momentos de angustia o aburrimiento a coger su teléfono, buscando obtener una sensación placentera que compense la sensación desagradable que le invade.

Al mantenernos más presentes, gracias a la práctica de Mindfulness o por el entrenamiento MBSR de reducción de estrés, observando con curiosidad la experiencia y aceptándola, aunque reconozcamos que es desagradable, es más factible poder soltar el anhelo de sentirse bien y cambiar así el hábito de reaccionar a las sensaciones desagradables y el comportamiento orientado a obtener un placer inmediato. De esa manera, podremos reemplazarlos por nuevos hábitos conscientes, deliberados y más eficaces.
Para saber más sobre el libro Burbujas de paz, sigue este link:

2 pensamientos en “FoMo o la adicción al móvil por miedo a perderse algo. Un Mal uso del sistema de recompensas

  1. Me ha resultado muy interesante y esclarecedor este fragmento de Burbujas de paz sobre el aprendizaje basado en las recompensas para conocer cómo funciona el cerebro ante las adicciones, y para darme cuenta de la eficacia de la práctica del mindfulnes para evitar recurrir a vías rápidas y malsanas de obtención inmediata del placer.

    En el último párrafo he tenido la sensación de entender en toda su dimensión una de las claves del mindfulness: observar con curiosidad y aceptar la experiencia del presente tanto si esta es placentera como si no lo es.

  2. Pingback: La Originación dependiente, el gran descubrimiento del Buddha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *