Investigaciones

Meditación y Correr, combinadas, bajan la ruminación

Aunque es conocido el efecto postivo de la meditación Mindfulness y la actividad física como el yoga en prevenir la depresión en la terapía (MBCT) en un nuevo estudio se ve el efecto de meditar y correr para cambiar el cerebro y reducir la ruminación de personas con depresión. Según parece en este estudio, es más beneficioso para la salud mental combinar estas actividades que practicar cualquiera de ellas por sí solas. Me ha gustado leerlo porque yo lo he recomendado varias veces y tenía esta intuición por la experiencia en nuestros programas MBSR.

Es sabido que la rumiación que caracteriza la depresión puede afectar la corteza prefrontal (que ayuda a controlar la atención y concentración) y el hipocampo (fundamental para el aprendizaje y la memoria). En algunos estudios, se ha demostrado ya que las personas con depresión grave tienen un hipocampo más reducido que el resto.

Por otro lado, la meditación y el ejercicio afectan esas mismas partes del cerebro de forma diferente. Los meditadores muestran mayor actividad y comunicación entre las células de la corteza prefrontal, indicando que tienen mayor capacidad de enfocarse y concentrarse. Así, el ejercicio aumenta la producción de nuevas células cerebrales en el hipocampo. Por tanto, la meditación y el ejercicio han demostrado ser beneficiosos en el tratamiento de la ansiedad, la depresión y otros trastornos del estado de ánimo.

En este nuevo estudio, investigadores de la Universidad de Rutgers en New Brunswick, N. J. han realizado recientemente una investigación para demostrar si la combinación de ambas actividades podría intensificar los efectos de cada una por separado. Para ello 52 hombres y mujeres, (22 de los cuales habían sido diagnosticados con depresión) se sometieron a un test sobre su capacidad de concentrarse mientras unos sensores medían las señales eléctricas en el cerebro. Los voluntarios con depresión mostraron patrones en su corteza prefrontal asociados la falta de concentración.
A continuación, los voluntarios iniciaron un programa riguroso de 8 semanas con dos sesiones semanales, durante el cual combinaban 20 minutos de meditación sentado y caminando con 30 minutos de ejercicio físico como correr o bicicleta estática, invitándoles a no juzgarse ni preocuparse si aparecían recuerdos desagradables o rumiaban.

Al finalizar las 8 semanas se pudo demostrar que los 22 voluntarios con depresión disminuyeron en un 40 por ciento los síntomas físicos de esta enfermedad. La actividad de las células cerebrales en la corteza prefrontal era casi idéntica a la de las personas sin depresión, podían concentrarse mucho mejor y perfeccionar su atención, atributos que ayudan a reducir la rumiación. El ejercicio hizo que aumentara el número de nuevas células cerebrales en el hipocampo de cada voluntario y la meditación ayudó a mantenerlas vivas más tiempo.La meditación también puede haber hecho que el ejercicio fuera más tolerable, ya que algunos estudios indican que ser consciente de la respiración y el cuerpo durante los entrenamientos aumenta el disfrute del esfuerzo de las personas.
Para leer el artículo original pincha aqui

Andres Martín Asuero
Instituto esMindfulness
Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *